Nuestro equipo

Este es el equipo de PalmaCompasiva en la actualidad.

Desde que iniciamos este movimiento se han producido varios relevos hasta llegar a la configuración actual.

Casi sin darnos cuenta nos hemos convertido en una familia, solida, compasiva, respetuosa y con una visión compartida al servicio de la comunidad, que nos nutre y retroalimenta.

Pilar Ascaso Palacín

Psicóloga Clínica, psicoterapeuta, arteterapeuta. A lo largo de varias décadas mi interés vital se ha encaminado a buscar el bienestar interior de las personas, empezando por mí misma. He recorrido diversos caminos que han confluido en un enfoque terapéutico integral y humanista, enriquecido especialmente con aportaciones del mundo de las artes y de años de práctica de meditación Zen. Comprobar desde mi experiencia meditativa su excepcional capacidad como herramienta de salud me ha llevado a coordinar desde hace 8 años un Proyecto de Voluntariado de Meditación para los internos del Centro Penitenciario de Palma, amparado por la Asociación Zen Dana Paramita. Tanto en lo personal como en lo profesional he disfrutado del privilegio de poder sentir y palpar el enorme potencial que tenemos para desarrollar una mejor versión de nosotros mismos, y con esta visión profundamente agradecida de la vida por todo lo recibido y aprendido, me he embarcado en el precioso proyecto de “PalmaCompasiva”, que pone el énfasis en la importancia y necesidad de impulsar activamente el bien común.

Marian García Rodríguez

Nacida en León, mi gen nómada me ha llevado por distintos puntos de nuestra geografía. Donostia, Córdoba, Madrid, Mallorca, Barcelona.

Soy enfermera (DUE) por vocación cuidadora desde hace ya muchos años.

Me considero exploradora de la naturaleza humana, buscadora del sentido de ser. La danza y la meditación Zen son dos pilares sólidos de mi vida.

Los 10 últimos años laborales, como enfermera en Cuidaos Paliativos Domiciliarios (Máster en CCPP ICO-UB), han sido los más gratificantes de mi vida profesional.

Cada persona a la que acompañé en su etapa final de vida fue maestra para mí. Han sido espejos de mis luces y mis sombras, me han enseñado a vivir y a morir. Me han regalado su autenticidad.

Actualmente en mi tarea como Coordinadora de PalmaCompasiva, arropada por un magnifico equipo, me siento afortunada de poder invertir lo recibido, ofrecer parte de la cosecha, y seguir en servicio a la comunidad, acompañando a las personas más vulnerables, mientras sembramos semillas de compasión entre nuestros vecinos.

Miguel Riutort

Trabajador social e instructor en el cultivo de la compasión. Uno de los valores que da sentido a mi vida es aportar mi granito de arena en el ámbito de la exclusión social. Acompaño a personas sin hogar en momentos de dificultad para ayudarles a enfrentarse con dignidad a sus problemas. El acercamiento a estas personas me ha ayudado a vivir el aquí y ahora, viendo y aceptando la realidad tal como es. He sido pionero en introducir la práctica de la meditación en Albergues y Centros de Acogida, como una herramienta de apoyo en afrontar su situación vital. Imparto la asignatura Meditadores Nómadas en la Facultad de Trabajo Social de la Universidad Complutense de Madrid. Desde el año 1997 soy voluntario en el albergue de San Juan de Dios de Madrid, en las actividades de los fines de semana (diálogos culturales y espirituales). Este recorrido personal y profesional en el mundo de la exclusión social me ha llevado a participar y sentirme conectado con este magnífico proyecto de Palma Compasiva.

Mª Belén González Gragera

Vocación desde mi infancia y siempre orientada a la Medicina: médico de familia de formación y oncóloga de profesión. Inquieta y aventura como los Conquistadores de mi tierra natal: después de trabajar en varias ciudades, arribé a Ibiza para poner en marcha una Unidad de Oncología con gran motivación. Más de 20 años dedicada al cuidado de los pacientes con cáncer y más recientemente centrada en su atención paliativa donde he encontrado mi sitio; he evolucionado, me he enriquecido y crecido gracias a lo que he aprendido y me han enseñado todas esas personas a las que he atendido durante este tiempo: doy gracias por dedicarme a lo que me gusta, con el coraje para hacerlo gracias una formación paralela que me ha servido para afrontarlo.

Conectada con mis valores esenciales, en busca de la felicidad y la sabiduría: en lo profesional con la Bioética y la Deontología médica y en lo personal, interesada en el autocuidado y cultivo de mi currículum interior, con atención plena y compasión y el deseo de extenderla (instructora certificada para el “Entrenamiento en el Cultivo de la Compasión”). Por esto formar parte del proyecto “PalmaCompasiva” me hace sentir en el camino correcto: apasionada con la vida, ilusionada por ayudar a otros, aprendiendo cada día e intentando enseñar lo que sé….

Patricia Bassante Flores

Siempre en busca de la paz interior y la realización plena en las actividades del día a día, para poder compartir con alegría y gratitud la vida de las personas que me rodean, intentando aliviar su carga cuando es pesada.

Orgullosa de haber nacido en Ecuador, porque como herencia he recibido la capacidad de adaptación, agradecida por cada lugar de España que me ha acogido y me ha permitido enriquecerme con su cultura.

Médico de Familia desde hace 10 años, dedicada a los Cuidados Paliativos desde hace 5, siendo parte del Equipo de Soporte a la Atención Domiciliara (ESAD-Master en Cuidados Palitivos por la Universidad de Valladolid). La vida me ha dado la oportunidad de aprender de la mano de tanta gente, a entender la muerte como parte de la vida, a evitar el “sufrimiento” cuando el dolor de la pérdida es grande y profundo.

Ilusionada y agradecida por participar en éste proyecto de” hacer de Palma una ciudad compasiva”, convencida de que todos podemos aportar un granito de arena,  para construir una sociedad sensible y cercana.

Rocío Saiz

Soy una persona vivaz, alegre, positiva, espiritual, serena y auténtica. Me apasiona descubrir la belleza en la naturaleza y en los seres humanos.

He sido coordinadora de Proyectos sociales en una ONG durante 17 años, ayudando a personas en situación de riesgo social y familiar.

Como buscadora incansable de lo que es la vida y la muerte, estoy en formación continua en todo lo relacionado al crecimiento personal, espiritualidad, muerte y duelo.

Realicé dos años de prácticas de Pedagogía hospitalaria en la planta de Pediatría de la Clínica universitaria de Navarra.

Desde el 2006, soy voluntaria en una unidad de cuidados paliativos. Desde el 2007, esta labor la realizo dentro de la Asociación de voluntarios de cuidados paliativos las Islas Baleares (DIME). Y desde el año 2019 formo parte del maravilloso equipo que está diseñando y conduciendo el movimiento ciudadano de PalmaCompasiva.

HISTORIA BREVE del inicio de PalmaCompasiva

Una mirada personal

 Junio de 2018, estamos en el XII Congreso Internacional de la SECPAL de Cuidados Paliativos que se celebra en Vitoria- Gasteiz. Las Ciudades Compasivas formaba parte con pleno derecho ya, del programa oficial. Asistimos a una mesa redonda sobre el tema.

Por entonces, yo me encontraba a pocos meses de mi jubilación. Mercé Llagostera, responsable del Centro Coordinador de Paliativos en las Islas Baleares que me conoce bien me dice; «ahora que vas a tener más tiempo libre, ¿no te gustaría iniciar esto en Palma?» 

Bien sabía que no me resistiría a semejante propuesta, acepté encantada.

Verano de 18. Mi ilusión con el proyecto era incuestionable y el tema me apasionó desde el principio, pero a la vez era consciente de lo mucho que tenia que aprender.

La Fundacion New Health con su Curso Avanzado sobre Comunidades Compasivas fue mi punto de partida. Durante esos meses de verano, tema a tema, iba adquiriendo una idea global y las herramientas básicas para iniciar este proyecto. Todo mi agradecimiento a la FNH.

Mi formación siguió con el curso de verano en la Universidad Pública de Navarra “Comunidades Compasivas en el siglo XXI” y un acercamiento a la experiencia de Vitoria-Gasteiz como Ciudad Compasiva, a través de su líder Patxi del Campo.

Hoy por hoy sigo aprendiendo en un proceso dinámico siempre apasionante.

En otoño, en una comida amistosa, tuve mi primer contacto con dos mujeres, Belen Gonzalez y Patricia Bassante muy motivadas para participar en esta aventura. Fue el punto de partida de este sueño. Con ellas en el barco sabia que todo iría bien y no me equivocaba.

Enero de 2019. Celebramos nuestra primera reunión formal en la sede del ESAD.
Siete mujeres en busca de un sueño.
El equipo fue poco a poco configurándose, Belén Gonzalez, Patricia Bassante, Pilar Ascaso, Yanina Paglioni, y dos mujeres por parte de DIME que luego serian sustituidas por Rocío Sainz. Dos hombres se incorporan un poquito más tarde, Miguel Riutort y Sebastiá Verger.

Durante la primavera de 2019, tras las primeras reuniones, el modelo fue tomando forma, los objetivos se clarificaban y la hoja de ruta se nos hacia más concisa.

Tenemos en el equipo, dos personas, Belén y Miguel, formadas en Entrenamiento del Cultivo de la Compasión. Durante 2 meses compartieron generosamente su conocimiento con el resto del equipo y participamos todos en un curso de 8 sesiones de entrenamiento que nos permitió unificar nuestras mentes y nuestros corazones en un fin común.

Todo ese verano siguieron nuestros encuentros. Poco a poco el movimiento ciudadano se iba consolidando y los objetivos de ayuda y atención a las personas en vulnerabilidad se mostraban claros. Las rutas de acción se dibujaban más nítidas.

Durante esos meses contamos ademas con la asesoría de Gaspar Caballero en temas de comunicación. Mi agradecimiento por su generosa entrega en esa etapa.

En septiembre de 2019, tras los 9 meses de gestación, PalmaCompasiva estaba ya preparada para ver la luz.

Pedimos a Patxi del Campo una visión experta y su apadrinamiento. Nos pareció la persona más adecuada dado que nuestro proyecto se inspira en el modelo Vitoria-Gasteiz que él lidera.

Su paso por Palma fue enriquecedor y enormemente clarificador.Gracias a Patxi del Campo y gracias a “Con Voz Propia” por ser el espejo en el que nos miramos.

Nuestra andadura había comenzado.

Desde entonces vamos sembrando semillas compasivas con la esperanza de ver pronto sus frutos. Mis mejores deseos para todos los seres.

Marián García

Coordinadora de PalmaCompasiva

Firma Marián García